Todo comienza con el Baby shower, tan pronto se sabe el sexo de una vida por nacer se carga sobre ésta el peso de un sistema binario, niño o niña, rosa o azul; y el resto de su vida, el resto de nuestras vidas, estaremos limitados por estos estereotipos.

En los centros comerciales, el pasillo de las niñas inundado por el color rosa mientras que el de los niños sumergido en azul. La diferencia de dichos juguetes no se limita al uso del color; las niñas encontrarán juguetes que las dirigirán a labores domesticas, la maternidad, la coquetería, la moda y el cuidado personal; los niños se encontraran armas, automóviles, aviones y deportes. ¿Hay algo malo en lavar trastes, vivir aventuras emocionantes, practicar algún deporte o lucir bien? Creo que podríamos decir que no, pero ¿que ocurre cuando eres una mujer que quiere practicar algún deporte o tiene gusto por automóviles, o un hombre que se enfrenta la paternidad o a la vida domestica? ¿O que tal si eres una mujer que no tienes interés por ser madre o que no quiere usar maquillaje? ¿Que tal si eres un hombre que no quiere usar la violencia y no siente el menor interés por los automóviles?.

He tenido la oportunidad  de asistir a algunas sesiones al Circulo Abierto para Hombres, donde he ido deconstruyendo  la imagen de este hombre duro, fuerte, infalible, cruel y guerrero, en favor de hombres que sufren,  lloran, tienen dudas, incertidumbre y deseos de cambio. Hombres que sentían el demoledor peso que implica estar a la altura de lo que tradicionalmente significa ser hombre. El circulo sirve como lugar de seguridad y confianza dónde podemos expresarnos y recibir contención emocional; no soy yo el que sufre, somos todos los que sufrimos. ¿Pero que ocurre con aquellos hombres que carecen de estos tipos de mecanismos? No es sorpresa entonces los niveles de agresividad aparentemente innatos en el genero masculino o los altos indices de suicidio.

“-He decidido que sea mi esposa a la que venga bien este zapato de oro.

Alegrandose mucho las dos hermanas porque tenían los pies muy bonitos; la mayor entró con el zapato en su cuarto para probárselo, su madre estaba a su lado, pero no se lo podía meter, porque sus dedos eran demasiado largos y el zapato muy pequeño. Al verlo le dijo su madre, alargándole un cuchillo:

-Córtate los dedos, pues cuando seas reina no irás nunca a pie.

La joven se cortó los dedos; metió el zapato en el pie, ocultó su dolor y salió a reunirse con el hijo del rey, que la subió a su caballo como si fuera su novia, (…).

(El príncipe) Se detuvo, le miró los pies y vio correr la sangre; volvió su caballo, condujo a su casa a la novia fingida y dijo que no era la que había pedido, que se probase el zapato la otra hermana. Entró ésta en su cuarto y se le metió bien por delante, pero el talón era demasiado grueso; entonces su madre le alargó un cuchillo y le dijo:

-Córtate un pedazo del talón, pues cuando seas reina, no irás nunca a pie.

La joven se cortó un pedazo de talón, metió un pie en el zapato, y ocultando el dolor, salió a ver al hijo del rey, que la subió en su caballo como si fuera su novia(…).

(El príncipe) Se detuvo, le miró los pies, y vio correr la sangre, volvió su caballo y condujo a su casa a la novia fingida (…)”.

El estereotipo implica mutilarse o que el zapato te quede grande, es ahí donde radica el gran problema de los estereotipos: exigencias y prohibiciones que limitan al ser humano;impidiendo la libre expresión de los individuos. Por tanto a mi parecer la función de los profesionales de la educación, y en general la de cualquier formador o adulto, es la de no limitar el comportamiento de los niños bajo la perspectiva sexista, respetando la libre expresión de los niños y alumnos; desmontar las creencias sexistas  siempre que se hagan presentes dando información que niegue o complemente dichas creencias; realizar actividades que pueden o no ser tradicionalmente de un genero y en dónde intervengan tanto niñas como niños; y por ultimo hacer a las niñas y niños responsables, es decir si alguien usa un plato, esta o este estan obligados a limpiarlo, lo mismo si se trata de cargar una silla, independiente de su genero.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s